fbpx

Por: Mark McNulty

Establecer metas claras y medibles asegurará que tu equipo se enfoca constantemente en los resultados esperados.

Es muy probable que, observando los reportes del día, puedas proporcionar una síntesis detallada de lo que cada empleado deba haber alcanzado antes de que termine la jornada laboral.

Sin embargo, qué pasa si te pregunto ¿qué es lo que quieres que tu equipo logre para el final de la semana, mes o año? O mejor aún, ¿Qué pasaría si le preguntara a tu equipo? ¿Tendrían idea? El reto de los líderes de negocios es establecer objetivos claros y medibles, asegurándose que su equipo esté enfocado en los resultados esperados.

Muchos dueños de negocios sienten que no deben de preocuparse por esto, ya que el equipo debe saber qué se espera de ellos. Desafortunadamente, en numerosos casos, a pesar de que el personal tiene una buena comprensión de las tareas que deben completar cada día, luchan al tener que responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es el enfoque de tu departamento y de la empresa?
  • ¿Cómo tus tareas diarias contribuyen a cumplir los objetivos?
  • ¿En qué áreas sobresales, y cómo ayudas a la empresa a alcanzar sus objetivos?
  • ¿En qué áreas debes mejorar, y cómo eso va a ayudar a la empresa a alcanzar sus objetivos?
  • ¿Cuál es tu futuro dentro de la empresa?

Muchos gerentes ante estas preguntas piensan, “¡A quién le importa si ellos entienden la dirección de la empresa, solo enfócate en que el trabajo esté hecho!”Este tipo de pensamiento es erróneo por dos razones. La primera, si tu equipo no es capaz de responder las preguntas de arriba, serán menos efectivos en enfrentar los restos por si solos. (¿Por qué es importante que yo aprenda cómo se manejan las quejas de los clientes? Solo dejo que el jefe tenga que lidiar con ellas). En vez de enfocarse en el crecimiento de la empresa, muchos gerentes gastan tiempo enfrentando los problemas rutinarios (micro gestión). La segunda, si tu equipo no está claro en lo importante de sus esfuerzos para el éxito de la empresa, es más difícil que quieran esforzarse más. Los gerentes con este problema se encuentran constantemente rogándole a su equipo que se queden después del horario laboral, se salten su hora de comida o que trabajen un par de horas el sábado. Antes de que les digas “Tienen que venir a trabajar el sábado o los despido” recuerda los costos que implica el reclutamiento y entrenamiento de nuevos empleados.

Así que ¿cómo enfrentas estos conflictos? Yo te recomiendo que realices los siguientes pasos:

  1. Define objetivos simples y significativos. Un conjunto de objetivos incluirá el aporte del equipo de trabajo y reflejará sus aspiraciones personales y profesionales. Además, estos objetivos deberán ser simples y claros para que puedan ser fácilmente memorizados y tan concisos que quepan en la parte trasera de una tarjeta de presentación.
  2. Crea un “contrato posicional” individual del puesto de cada empleado. Este contrato (documento) se debe enfocar en lo siguiente:
    • Detallar las funciones regulares del cargo.
    • Resumen de cómo el puesto ayuda a la empresa a alcanzar sus objetivos.
    • Lista de habilidades necesarias para desarrollar-mejorar y por qué esta mejora va a ayudar a la empresa a alcanzar sus objetivos
    • Definir las recompensas individuales que la empresa va a otorgar al cumplimiento de los objetivos (plan de incentivos).
  3. Reforzar, recordar y revisar. El error más grande que las empresas cometen es crear una serie de expectativas significativas, guardarlas en un cajón y solo revisarlas una vez al año. Tienes que mantener a tu equipo enfocado y motivado. Zig Ziglar no lo puede decir mejor: “La gente dice que la motivación no dura. Bueno tampoco un baño. Por eso recomiendo hacer ambas todos los días”. Aquí te comparto algunos tips rápidos para mantener enfocados a todos:
    • ¡Pon tus objetivos por todas partes!
    • Tomate un tiempo (por lo menos mensualmente) con tu equipo de trabajo para platicar específicamente cómo su actividad va determinando el cumplimiento de los objetivos.
    • Proporciona a tu equipo una actualización regular (por lo menos mensual) del progreso en el cumplimiento de los objetivos.

No hay duda de que esto requiere un mayor tiempo y esfuerzo, pero ¡los beneficios de tener un equipo inspirado que está claro acerca de las expectativas individuales y grupales son enormes!

En ActionCOACH somos especialistas en ayudarte a ser un mejor dueño de negocio de una empresa exitosa, pero llegar a este punto requiere de mucha dedicación y un gran equipo de trabajo para que cumplan los objetivos a los cuales quieres llegar.