Por: Redación ActionCOACH

La felicidad es el motor que encenderá la pasión y te ayudará para que tu negocio nazca, se reproduzca y crezca. Ya que la vida de un emprendedor está llena de altibajos, se tienen momentos emocionantes así como el enfrentarnos a nuevos obstáculos, y esto a su vez podría terminar con la pasión que tienes por tu empresa.

La felicidad aumenta hasta un 30% la productividad, creatividad, y el impulso para tomar acción al momento de emprender. Ayuda contra la depresión y el estrés que afecta a muchos directivos y dueños de negocios, ya que es una actitud ante la vida que nace desde nuestro interior y nos hace sentir apasionados por lo que hacemos.

Debemos saber que la pasión es responsabilidad de todos los emprendedores, unos cuantos son afortunados al saber exactamente que los motiva, mientras que otros aún no lo han descubierto. Por eso es importante saber cuál es tú sueño, tú propósito y tú inspiración no la de tus padres o lo que la gente te ha dicho que debes hacer o no.

Por ejemplo nuestros ActionCOACHes pueden tener distintas razones por las cuales decidieron emprender. Algunos están viviendo su sueño de ser generadores de cambio para los nuevos empresarios ayudándolos a tener un negocio rentable que funcione sin ellos ya que su pasión es la enseñanza y el trabajo en equipo. A diferencia de otros que su motivación era el tener disponibilidad de tiempo, independencia económica, poder viajar y realizar actividades que antes no podían debido a los horarios de trabajo que tenían establecidos. Esto no quiere decir que las motivaciones de algunos son mejores que las de los otros, lo importante es descubrir que los hace felices, lo que los enciende todos los días y los hace desempeñarse con éxito. Es la capacidad de ayudar a otros a ser felices también.

Algunos factores que motivan a los empresarios pueden ser:

Expresar deseos y objetivos. Al crear un negocio, pasamos gran parte de nuestro tiempo en él haciendo lo que nos apasiona por lo que deseamos expresar nuestro objetivo en la vida.

Poner la pasión antes de la teoría. Al emprender queremos tener éxito y estabilidad económica pero antes de eso debemos emocionarnos por lo que estamos haciendo encender la pasión y buscar lo que nos haga felices. E como las locomotoras de vapor, a pesar del motor y de las vías si no tienen fuego en la caldera no se moverá.

Por lo que la felicidad no depende de que suban las ventas o que se incremente la productividad; ¡tu felicidad, y la de tus colaboradores, será un impulso para ayudar a que suban las ventas y que se incremente la productividad!

Quiero conocer más sobre la Franquicia
Quiero un ActionCOACH para mi negocio